Welcome to our website !

Charla vecinal

By miércoles, noviembre 16, 2016




Los Argentinos hacemos bastantes cosas mal...

Quedate tranquila que no las voy a mencionar,
no te quiero deprimir el día y ademas éste trata de ser un lugar positivo,
por eso voy a escribir sobre una de las cosas 
 que los Argentinos hacemos bien.

La charla.

Los Argentinos podemos charlar hasta morir.
Y no estoy hablando solo de la charla entre amigos
porque a mi la que me sigue sorprendiendo es la charla
con el vecino....
La charla espontanea que se da con el otro
cuando nos tomamos ese ratito extra para conectarnos







Una mañana de compras por ésta zona de Palermo, 
no es nunca una corridita...
hay que salir con tiempo para charlar
con el carnicero sobre política 
y con el muchacho de la dietética sobre el partido del domingo...

La señora de la fiambreria te va a contar sobre su viaje familiar por España
y Claudio, el ferretero, sobre sus findes de remo en el Tigre.





 La economía no está ausente de las charlas vecinales
y de éso se encargan Don Víctor y Margarita, 
la pareja de la maderera...







En mi barrio, como en buena parte del país,
 se practica el deporte nacional de la charla
y cuando le dedicás tiempo,
hasta salís con una bolsa de duraznos gratis de la verdulería...

Un poco machucados, 
pero perfectos para un delicioso licuado
o para una compota natural super fresca...





Hacemos muchas cosas mal,
pero a la charla y a la gauchada
no nos gana nadie....
Tratemos, cuando se puede,
 de seguir siendo campeones  en esto, a pesar de todo.



le dedicaste tiempo a tu vecino hoy?





"En este mundo, los hombres no pueden vivir como extraños" 
~Adlai E. Stevenson~

You Might Also Like

34 comentarios

  1. Eso también pasa por nuestro barrio, Marcela. Como tengas prisa, mejor ponte un gorro para pasar desapercibido... Pero tiene mucho encanto, y enriquece, eso de charlar con Yolanda, la cajera del supermercado, Isabel, a la que cada día le compramos la fruta que nos tomamos a media mañana en el taller, Joaquín, del quiosco de prensa, que nos avisa si sueltan algún mueble en la calle, o Lin, el señor chino que hornea el pan recién hecho de nuestros almuerzos... ¡Relaciones que forman nuestro mapa diario del mundo!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se pongan el gorro cuando pasen por lo de Joaquin, no vaya a ser cosa que haya algún mueble por ahi y ustedes no se enteren!!. Que lindo ese mundo que les toca!

      Eliminar
  2. Pues en eso coincidimos los argentinos con los andaluces...en esta incontinencia verbal que nos hace pararnos cada diez metros con un conocido a echar una charlita. ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me temo que en mi caso, no soy de charlas vecinales. Y no porque no quiera, sino porque cada vez que salgo a hacer algo a la calle voy corriendo y tratando de entretenerme lo menos posible porque siempre ando con el tiempo justo... qué mal, verdad?
    Tampoco vayas a pensar que soy rara jajaja. Ese tipo de vida en España, desgraciadamente se ha perdido casi por completo hace mucho en las ciudades. En los pueblos es distinto al menos! Cuando vamos al de mi marido, en Cáceres, no das dos pasos sin pararte a charlar con todo el que te cruzas, y para mí es un placer porque en Madrid es algo de lo que carezco.
    Me encanta que vosotros conserveis esa bonita forma de convivir y relacionaros.
    Te deseo un feliz día, Marce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por acá también lo perdimos bastante Isabel, la inseguridad y los apuros de la vida nos están cambiando por eso me llama la atención tenerlo. Sobre todo en un barrio tan multitudinario y que concentra tanta "gente de paso" como este en el que vivo. No te sientas mal por andar siempre corriendo, es que a veces no nos queda otra!

      Eliminar
  4. Preciosa frase y una verdad como una casa. Pues la verdad es que lo que cuentas me trae recuerdos de mi niñez, cuando viviamos mucho más de puertas para afuera. Hoy en día, me temo, que vamos con demasiada prisa y desconfianza. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra vida tampoco es como era, no creas! pero hay que cultivar y mantener ese poquito que nos queda...

      Eliminar
  5. En este mundo en el que todo el mundo marcha atolondradamente, sin dedicar más allá de un buenos días, en el que si te extiendes un poquito (pero oiga, no es extenderme, es profundizar, jiiiii... ) ya te están etiquetando de pesado, o pesada, donde cada vez más cada cual parece esconderse, atrincherarse, tras su propio caparazón de soledad y silencio, es reconfortante leer esto, Marce. Como decía una buena amiga, "Hija, es que yo salgo de casa y es que hablo hasta con el policía munipal que dirige el tráfico"... Pues eso, Marce. Pues eso...

    Abrazotes gordotes de miércoles (¡Y que vivan "los defectos", y que vivan por muchos años !)

    ResponderEliminar
  6. Vivo en un pueblo de 2000 personas, nos conocemos todos, hay que salir con mucho tiempo a hacer las compras, charlas con todo el mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi la verdad es que me gusta vivir en grandes ciudades pero eso es lo que tiene el lugar mas chico: la posibilidad enriquecedora de tejer lazos mas fuertes con la comunidad.

      Eliminar
  7. Ademas de haber me encantado tu comentario, me encanta que son fanáticos apasionados de todo lo que hacen, si es el fútbol o el tango, si es el teatro...por eso nos representan tan bien a todos los latinoamericanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fanáticos apasionados: una buena descripción!! se hace lo que se puede....jajajaja

      Eliminar
  8. En mi infancia recuerdo que era así, ya que vivía en un barrio de la provincia de BA. Cuando vine a casarme y a vivir a la Capital, las cosas cambiaron much. Pero hoy en algunos comercios de mi barrio (Belgrano R) seguimos cultivando esta sana costumbre de charlar de diversos temas. Esta muy bueno !!!! Muy lindo post Marce !!!! Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, Belgrano tiene también eso. Creo que se da cuando uno compra en el pequeño comercio en vez de en las grandes cadenas. A mi me gusta mucho mas!

      Eliminar
  9. Si a eso le añades un perro para pasear, ni te cuento las relaciones que se hacen... El batido tiene una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del perro ni se me habia ocurrido porque yo no tengo, pero es verdad. A veces veo en la esquina de casa la convención de vecinos perrunos, grandes charlas entre humanos y caninos!

      Eliminar
  10. Lindas fotos y relato Marce! Y coincido, no nos gana nadie en la charla. Aunque a veces andemos a las corridas y no nos demos tiempo para disfrutarlo. Besos!

    ResponderEliminar
  11. El charlar también se hace por aquí, y como dices siempre tienes que salir un poco antes sino llegas a casa sin haber hecho ni la mitad de los encargos. A mí me encanta, cuando voy a la frutería, y te pregunta el frutero, "francis, como estaba el melón que te llevaste la semana pasada? mmmmm riquísimo! Patricio, y entre medias una vecina... "si es cierto yo también me lleve y a mis hijos les encanto", nos lo comimos de una! , de ahi me voy a la farmacia, otra charradita con mis amigas, que por cierto la farmacéutica es mi vecina, pared con pareded. "Francis, sabes que ayer Nilo , mi perro, no me ladro... ya me conoce!!!, en la carnicería,..." hoy tengo migas, francis te pongo unas pocas", venga... vale!, salgo y por el camino vas parandote, hasta que miras el reloj y la una y media!!!!!!, lo siento ya no puedo pararme, tengo la comida sin hacer!!! Esta frase da resultado, ya nadie te para, sino que te animan, "venga que te da tiempo a hacerla antes de que lleguen los nenes...!" Adoro la charla!!! Gracias preciosa por compartir esta entrada que ha hecho que valore cada vez mas vivir en un pueblo y no en la ciudad donde nací.
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es asi tal cual Francis, eso es lo que me gusta del pequeño comerciante, nos conocen y nosotros los conocemos a ellos!

      Eliminar
  12. Me encanta, como buena andaluza que soy mi madre dice que hablo hasta con las farolas de la calle.
    Me encanta dar los buenos dias a los demas, charlar, como bien dices con el frutero, el panadero..lastima que vamos viviendo cada dia mas deprisa. Mi madre cuando por las mañanas sale " a la compra" nunca se sabe a que hora vendrá, habla con todo el barrio y eso me encanta aunque a veces almorcemos tarde..jeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj no la apuren a la pobre madre que esta charlando!!!

      Eliminar
  13. SI MI BARRIO LO RECUERDO CON TANTO CARIÑO...
    LAS CHARLAS CON LAS AMIGAS UNA HORA ACOMPAÑANDONOS A SU CASA ...Y DESPUES A LA MIA...Y ASI Y SOLO MEDIA CUADRA.
    LA VIDA DE BARRIO LINDOS ES PRECIOSA... EL PARAISO DE LA PUERTA....
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo esa del paraiso de la puerta Alicia, eso si es algo que perdimos :(

      Eliminar
  14. Bueno no me importa lo que ustedes hagan mal, me interesa lo que hacen bien. Yo disfruto con esa charla argentina, esa forma de comunicar, casi sin decir nada, ese acento embaucador y lo dulce que suenan sus palabras. Gracias que no tengo cerca ningún vecino argentino porque de ser así estaría siempre en su casa.
    Un placer Marcela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hmmmm me parece que se te ha cruzado algun muchacho argentino en el camino, esos si que son embaucadores! ;)

      Eliminar
  15. Me encantó este post... Es tan real lo que contás y parece que ocurre en muchos países también. Yo soy de las que conversa con todos, la que le lee a alguna persona mayor los letreros en el super, la que puede conversar hasta cuando está haciendo cola con un vecino/a ocasional... Lo que me sorprende es que parece que hay mucha gente así... Cariños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy empezando a pensar que a las blogueras no nos callan nunca!! jajaja

      Eliminar
  16. Aqui se raja mas en verano jajajajaj, en invierno ligeritos por todos lados que el frio no es buen compañero jajajaja, de todos modos si que somos mucho de hablar, el optico de abajo que te da charla aunque no lleves gafas, la panadera de la vuelta que ya sabes lo que quieres sin pedir, la carnicera que siempre te alegra el dia..... que lastima da ir al supemercado gigante, alli no hablas con nadie.....

    ResponderEliminar
  17. Preciosa frase Marcela, y quizás así debería de ser pero hoy en día vamos con tanta prisa que ya no nos paramos a charlar tranquilamente con el vecino
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  18. Como siempre un lujo tu relato y tan cierto que hasta llegue a tomar mate con el verdulero que me esperaba los sábados a la mañana!!!!! Desde que me mudé charlo con las dos verduleras que me atienden. Bsssss Cristi

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja!!! Tal cual!!! Empezás hablando del tiempo y esa persona con la que te paraste a charlar JUSTO te tira un dato que te viene genial para algo que tenés que hacer/comprar/buscar, o vos tenés el dato para ella. Así es mi vida todos los días: Lo pedís, lo tenés ;)

    ResponderEliminar

Soy toda oidos...