Welcome to our website !

Brillante!

By lunes, octubre 10, 2016




"...estoy harta de limpiarlos.
Además no se usan, solo los de servir  
y de vez en cuando..."


El mail de Andy me hizo pensar e inspiró este post.
Ella no es la única, 
yo también detesto pulir los cubiertos...


Y por casa, como andamos?

Vos pulís y hacés brillar tus cubiertos vintage cada vez que los usás,
los tenés   guardados en un cajón porque odiás pulirlos
o los mantenés a la vista y los disfrutás aunque no estén perfectos?




Yo confieso que no pulo.
Y aquellos que uso seguido,
 los mantengo con una limpieza profunda cada tanto.





Hoy les quiero compartir una receta que da bastante buenos resultados
para remover las manchas oscuras
y hacerlos brillar un poco sin mucho trabajo.

En un recipiente de metal o vidrio colocá
2 Tazas de agua hirviendo
y a eso agregale:
1 puñado de sal gruesa
1 puñado de bicarbonato 
1 chorro de vinagre blanco

Sumergí los cubiertos y dejalos en remojo unos 3 o 4 minutos.
(Mientras tanto, lavá los platos y ordená la mesada de la cocina)






Con pinzas y cuidado remové los cubiertos y secalos.


Así quedaron los míos:











Perfectos? 
No.

Para eso están los nuevos que se venden por todos lados.

Los vintage, heredados o coleccionados,
quedan con la patina del tiempo pero limpios como para ser usados
o mostrados:





Hay otras piezas de metal que no brillan casi nunca
porque tampoco se usan casi nunca,
pero a la vista me resultan tan lindas como las otras...















La cubertería de cierta edad
fue hecha por manos de profesionales con talento y oficio
que ya no se encuentran muy fácilmente.
 Tiene detalles que valen la pena mostrar y disfrutar ...
brillante o no tanto.





Para las Andys que padecen el pulido de sus propias piezas:
relájense...
pongan a la mano y a la vista los cubiertos de la abuela
y háganlos brillar honrando su edad y sus imperfecciones...


todo lo demás,
lo resuelve un baño caliente de tanto en tanto! 




Feliz Lunes!
que sea una semana brillante para todos...


You Might Also Like

14 comentarios

  1. Hola!
    Buenísimo el consejo,con elementos que una tiene a mano,mil gracias Marce, ahora mis cubiertos van a brillar :)
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  2. Por casa soy un poco como vos, los uso y los luzco aunque no estén perfectos, nada de obsesiones cada vez y eso sí, cada tanto una limpieza profunda... Encima tengo teteras de plata que uso casi a diario! Yo usaba una fórmula parecida pero distinta (con bicarbonato sal y papel de aluminio)la próxima que me toca intento la tuya! Gracias por compartir tus saberes, Abrazo

    ResponderEliminar
  3. No sabes cuánto agradezco esta receta limpiadora, Marce. Tengo una champanera de la que no hago carrera. Por más que la limpio (mentira podrida, Marga, que eso se lo dejas a tu hija. -Vale sí, pero es que a ella le relaja tanto como a mí me estresa :D). Una lucha perdida pues, la champanera en cuestión en su interior nunca está bien y por fuera enseguida se le vuelven a marcar esas manchas a modo de paño, grrrrr...

    Abrazotes gordotes de martes
    Posdata: Marga, ¿por qué tienes una champanera si en casa sois casi abstemios...? Hem... (me la regaló mi mamá, y, además, es tan bonita... -cuando está limpia-...)

    ResponderEliminar
  4. Hola Marcela, los has dejado como me gustan, limpios para usarlos pero con su historia a cuestas, cuantas cosas habrán vivido, cuanta gente los habrá utilizado, en cuantos refrigerios habrán estado, esas marcas son vida, y su belleza es mostrarlas.
    Un besazo preciosa!

    ResponderEliminar
  5. Que buena forma de limpiar las piezas antiguar, voy a ponerla en práctica !!!Beso y gracias !!!

    ResponderEliminar
  6. Apunto el consejo aunque solo tengo un cubierto de ese tipo, de cuando era pequeña...
    Besos!! Helena

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustan así: higienizados pero con toda su historia a cuestas.
    Muy bueno el tip para la limpieza!;)
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Para mi los tuyos quedaron perfectos. Usables y contando historias de otro tiempo,

    ResponderEliminar
  9. Fantástica receta, de la que tomo buena nota para limpiar mis cubiertos de plata, herencia de mi abuela. Los tengo bien visibles, en un cubito en la cocina, pero es verdad que aunque no me gustan para nada brillantes, en estos momentos están demasiado sucios. Pero no de la pátina del tiempo solamente.
    Me daba miedo lavarlos y abrillantarlos, hasta que tú me diste la solución perfecta. Muchas gracias guapa!
    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  10. Nosotras nos tenemos la suerte de tener nada parecido, ni heredado ni adquirido, pero siempre vamos por los mercadillos al acecho de alguna pieza fabulosa que esté esperándonos... ¡Guardamos la receta para ese momento!

    Un beso fuerte de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  11. PRECIOSIDADES LIMPIAS Y SUCIAS ES IGUAL SON TESOROS.
    YO LOS MIRO Y LOS MIRO ME ENCANTAN EN LA MESA ...DETRAS DE UN CRISTAL ES IGUAL ES UN PLACER EL MIRARLOS.
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  12. No tengo de esas piezas pero las recuerdo de limpiarlas cuando mi abuela me enseñaba. Son piezas que se distinguen tanto limpias y brillantes como con ese color referente a edad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Marce! Podes creer que recién veo el post jaja! Por supuesto, pasó una nueva semana y aún no limpie nada. me intriga la receta así que esta semana la pongo en practica y te paso foto del resultado. Graciasssss!!! Besos

    ResponderEliminar

Soy toda oidos...