Welcome to our website !

Europa y yo.

By domingo, noviembre 01, 2015 ,

La primera vez que fui a Europa,
el viejo continente hizo lo que mejor sabe hacer:
me sorprendió,
me conmovió,
me envolvió sutilmente en el aura del pasado
y me arrojó vertiginosamente por el túnel del
EstoEsIncreíbleYQuieroVolver.


































En ése momento también floreció en mi,
y no me da vergüenza decirlo,
un sentimiento inmenso de envidia.
Si, envidia.






























Envidia por la arquitectura,
por la historia,
por las callecitas empedradas,
por los cafecitos siempre llenos de gente,
por las baguettes calentitas a cualquier hora del día,
por el café servido en pocillo...fuerte y aromático.






















Los envidié por las abuelas que bailaban con los nietos
y los hijos que caminaban del brazo de las madres.
Les envidié las sobremesas.
Los domingos en la plaza.
Los abrazos fervorosos y los besos.
Ah! los besos!




















Los envidié por todo aquello que yo había tenido alguna vez
y que no recordaba extrañar...
La envidia se transformó en añoranza.
La añoranza en búsqueda
y la búsqueda en un retorno a lo que había dejado atrás.

Si,
Europa caló hondo dentro mío en ése viaje
y sembró la semillita para mi vuelta a Argentina.





















En éste viaje,
cuando nos volvimos a ver,
Europa seguía tan bella y señorial como siempre,
dispuesta a brindarnos lo mejor de ella.
Y yo la caminé,
la comí,
 y la tomé
como nunca antes.

En éste viaje,
la envidia no se hizo presente.
En éste viaje,
la envidia le hizo lugar a la admiración.

Admiración por la limpieza y
por el OrdenSemiDesorganizado
(hey, el orden total me volvería loca a éstas alturas de la vida!)


Con una sabiduría nacida de siglos de historia,
con el dolor de guerras pasadas,
la incertidumbre de las presentes
 y la fortaleza suficiente para resurgir,
Europa me susurró al oído el canto de la esperanza
y me hizo ver que nosotros también tenemos
la arquitectura,
 la historia,
(aunque más corta)
las callecitas empedradas,
 los cafecitos siempre llenos de gente,
 las baguettes calentitas a cualquier hora del día,
 el café servido en pocillo...fuerte y aromático.
Tenemos las abuelas y los nietos
los hijos y las madres.
Tenemos las sobremesas.
los domingos y las plazas.
Tenemos los abrazos fervorosos y besos que nos sobran...


...y nuestra gente no es tan diferente a la de ellos...
en la calle, cualquier calle,
podemos reconocer a nuestro tío, nuestra hermana o vecina...

















Por suerte,
aunque nos cueste verlo,
tenemos también la capacidad del cambio
y la posibilidad de la organización.

Tenemos la oportunidad hoy mismo
de dejar de envidiar y  empezar a admirar.
Podemos aprender y por qué no copiar...?
si, en ésto, está permitido copiar.


























Esta vez,
mi vuelta a casa no fué tan dura.
Disfruté muchísimo del viaje
y volví con exceso de esperanza, se nota?














Gracias Europa por ser tan sincera
y mostrarme algunas de las peleas que pelean diariamente.

Gracias por hacerme  pensar
(y convencerme!)
que nosotros también podemos...
Gracias por dejarme ver que no somos tan distintos,
que nuestras peleas son bastante parecidas
pero que nosotros tenemos que cambiar ciertas cosas
para parecernos aún más.








Mi viaje incluye muchos lugares y gente muy especial
a las que me voy a dedicar de a poco.
Las de hoy,
son las palabras que debía sacar del medio
para hacer lugar a todo lo demás.





"El mundo es como un libro y el que no viaja
lee solo una página"
~San Agustín~






You Might Also Like

47 comentarios

  1. No somos tan distintos Marcela,tú lo has dicho!
    Claro que se puede cambiar.La esencia de un pueblo es su gente y está todo lo puede.
    Geniales fotografías.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Encantada con tu post y fotos! Una maravilla!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Somos dos ramas del mismo tronco Marcela!
    Estoy de acuerdo en que no somos tan diferentes y que la gente todo lo puede.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta leerte Marcela,escribes como nadie.Me gusta que te guste nuestra tierra que tambien es la tuya.Besitos
    Concepcion.

    ResponderEliminar
  5. SI ES CIERTO!!!
    ALGUNA DE ESTAS FOTOS ME SON MUY FAMILIARES Y ME ENCANTAN.
    TODOS TIENEN SU LADO HERMOSO .
    PERO ARGENTINA TIENE DIVINIDADES....UN POCO DEJADAS PERO ESO SE SOLUCIONA.
    CADA PAIS TIENE SUS TESOROS LO BUENO ES AMARLOS Y CUIDARLOS.
    Y PODER DISFRUTAR DE LO QUE NOS GUSTA Y HACER BUENO LO MALO.
    TUS FOTOS DIVINAS!!!!!
    CHAUCITO

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso paseo fotográfico, Marcela. Ha sido todo un placer, de verdad.
    Un recorrido fantástico por tu viaje, en el que hemos tenido la oportunidad de acompañarte a lo largo de este post.
    Es cierto que la vieja Europa se hace querer por tantas y tantas cosas.
    Tu visión de ella ha sido muy reconfortante. Me alegra enormemente que lo hayas disfrutado tanto.
    Me han gustado especialmente las fotos de los lugareños. A mí también me encanta fotografiarlos!!!
    Un besote fuerte, querida Marcela.

    ResponderEliminar
  7. Ay Marcela, pero qué paseo virtual nos regalaste, a las que no hemos visitado las tierras de los abuelos!! Y cuánta razón tenés, somos tan pero tan parecidos, te juro que en algunas fotos me parecía ver un pedacito de mi ciudad!
    Y qué lindo pensar que podemos, que quizás con un pequeño cambio aprendamos a valorar nuestra historia, dejar atrás odios y rencores y juntarnos para salir adelante!!
    Si tenemos lo más importante, el legado de los nonos que se vinieron acá a trabajarla para construir su futuro!!
    Gracias por compartir tu experiencia, besos mil!!!

    ResponderEliminar
  8. Hermoso viaje y muy lindas tus palabras!!!! Gracias por compartir estas bellas fotos. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tu relato del viaje ha sido sincero y honesto, las palabras que leo se cruzan con mi sentimiento de Allá es distinto, es el otro lado del espejo.
    Buena bitácora y fabulosas tus fotos..

    ResponderEliminar
  10. Pase poraca, para chusmear tus instantaneas del viaje, sigo atenta. Hermosas fotos!. hermosas palabras. un cariño

    ResponderEliminar
  11. Ha sido todo un placer viajar por Europa de tu mano, seguir tu relato me emocionó muchísimo, me enganchaste hasta la última palabra y adoré tus fotos, preciosas. Yo también estoy convencida que no somos tan distintos.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Hermoso haber podido viajar virtualmente, a partir de tus fotos. Y si bien es cierto que nos somos tan distintos, sí ahu cosas que debemos aprender. Beso enorme !!!

    ResponderEliminar
  13. Qué sensacional viaje virtual por Europa desde tu objetivo!!! Las imágenes espectaculares, y acompañadas por tus palabras, pura poesía para los sentidos!!! Como dice el refrán "siempre nos parece que la hierba crece más verde...en este caso, otro continente", pero cuánto por admirar y aprender tenemos unos de los otros!!!. Las fotos de las gentes me cautivaron especialmente (por ahí ví alguno que también está muy esperanzado ;), cuánto dicen y transmiten!!!

    ResponderEliminar
  14. Seguis confirmando lo que siempre digo sos una GENIA, no sólo creas cosas con tus manos sino también con las palabras, que maravilloso clima creaste hoy en el Blog!!!!!!!!!!!!! Bsssss Cristi

    ResponderEliminar
  15. Marce querida, qué bueno que estás de regreso!!!! Gracias por este recuento fotográfico de tu viaje, y por contarnos tus sentimientos... eres una genia con las palabras también!!!!!! Efectivamente, no somos tan distintos y todos podemos cambiar y mejorar... gracias por recordárnoslo!!!!

    ResponderEliminar
  16. Hermoso el viaje que pudimos hacer a través de tus fotos! me encantaron las fotos de la gente.. fotos no posadas.. fotos autenticas! Me encanta que hayas vuelto, la verdad extrañaba mucho estas lecturas! Besosss

    ResponderEliminar
  17. insuperables imágenes e insuperables palabras. Escribes maravillosamente Marcela. Y no, no somos tan diferentes. Mi amiga árgentina así me lo demostró. Un beso fuerte Marcels

    ResponderEliminar
  18. Marcela , es espectacular lo descripto, realmente sos increíble. Bella persona que nos deja transmitir tu alma y compartirla con vos.- Las imágenes fantásticas , pero lo escrito me calo ondo. La esperanza que tenemos y que debemos seguir y lograr que podemos hacer cosas muy buenas y resurgir , trabajando y progresando. besos y gracias

    ResponderEliminar
  19. Hermoso post Marce!!! Welcome back!! Y ya nos juntaremos, café de por medio, a charlar sobre viajes, esperanza y lo que sea. Para despedirnos con un beso y un abrazo ... claro!!!
    Buena semana!

    ResponderEliminar
  20. es emocionante leer como has vivido tu viaje , me alegro que hayas disfrutado, recordado y admirado este maravilloso continente y que te hayas sentido orgullosa de tus raices y tu pais, que llevas mucha razon no somos tan distintos , por algo tu pais abrio sus brazos a muchos europeos que dejaron en el , esencia y legado ,

    ResponderEliminar
  21. Pero qué gusto da leerte siempre, Marcela.

    ResponderEliminar
  22. Cuanto has sabido "leer" en este viaje... que cálidas y ciertas palabras... puro sentimiento acompañado con imágenes que también hablan de tu interior... lo bello de la arquitectura...lo conmovedor de sus paisajes y lo natural de su gente...Gracias por interpretar como NADIE la experiencia...!!!
    Patry.colo

    ResponderEliminar
  23. Un bonito post Marcela con unas estupendas fotografías.
    Gracias también por tu visita.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Que fotos tan bellas y con que lindas palabras las acompa~nas!
    Bs!

    ResponderEliminar
  25. Que hermoso post! las fotos ni que hablar, muy coincidentes con tu relato, adoré el viejito sentado! quizás me recuerde a mi abuelo.Gracias por compartir y por valorarnos.
    Abrazos! y besos, muchos besos de esos que se dan allá y acá

    ResponderEliminar
  26. Bellisimas fotos, hermoso relato, Gracias por compartir un poquito de tu viaje.
    Andrea

    ResponderEliminar
  27. Qué hermoso post Marce!! Siempre me impresiona lo diferente que es cada viaje de acuerdo al momento que uno este viviendo. No se si visitaste exactamente los mismos lugares, pero mas alla de eso tus emociones fueron otras, porque vos eras otra. Tu relato es bellisimo y las fotos acompañan de la mejor manera. Ojalá podamos tomar todo lo bueno, todo lo que admiramos cuando tenemos el placer de visitar tan maravillosos países.
    Yo acá espero feliz tus post viajeros, que espero sean muchos. Besos!

    ResponderEliminar
  28. Que post más bonito. Todos los sitios tienen su belleza. A mi me encantaría poder conocer Argentina. Las fotos preciosas y el texto profundo. Un beso desde España.

    Ángeles

    ResponderEliminar
  29. Qué hermosor Marce, bienvenida a esta tierra sinigual!

    ResponderEliminar
  30. Precioso recorrido a través de tus imágenes y tu texto que es pura poesía.
    Me alegro que hayas disfrutado mucho del viaje.
    Besos

    ResponderEliminar
  31. Bellas imágenes, bellas tus palabras repletas de sentimiento y esperanza!
    Amé la ropa tendida en la calle y la sonrisa del niño mirando a la cámara.
    Besos Marce y felíz regreso!!!!!!

    ResponderEliminar
  32. Qué lindo post, Marcela, con esa reflexión sincera sobre vuestro viaje a la vieja Europa y lo que te ha aportado.
    Tierra de tus ancestros, creo que lo único que nos distancia es eso, la distancia en kilómetros y nos une un mismo corazón.
    Besazos y feliz comienzo de semana ^-^

    ResponderEliminar
  33. Me has emocionado con esta entrada y me has hecho amar, si cabe, ami vieja Europa.
    Celebro que hayas disfrutado tu viaje como se desprende de tu magnífica entrada y que vuelvas cuando quieras que Europa te recibirá con los brazos abiertos.

    ResponderEliminar
  34. Me hiciste emocionar Marce. Concuerdo al 100% con tus bellas palabras, Europa no solo está en mi sangre, está también en mi corazón. Beso grande

    ResponderEliminar
  35. Hermoso reportaje, hermosa y vieja Europa, y nos parecemos mucho mas aun de lo que crees, todos tenemos rencillas todos tiramos para nuestra tierra y todos tenemos mucha historia, y Argentina no se queda corta en basta belleza, quizá su historia no sea de monarquias rancias y cortesanos con abolengos, pero vuestra historia es rica en naturaleza............

    ResponderEliminar
  36. Hermosas fotos para hermosas palabras!!!! Besos!!!

    ResponderEliminar
  37. Supongo que cada vez que nos visita alguien de lejos y muy lejos le encanta Europa. Es verdad que, viendo tus fotos, los lugares son peculiares y llenos de personalidad. Sacaste fotos realmente... reales! Son preciosas.
    Me alegro de que te haya gustado tanto tu estancia. En Portugal, hemos visitado los mismos lugares, jaja, he reconocido algunos!
    Besos,
    Anne.

    ResponderEliminar
  38. Es como una historia de amor con un futuro lleno de esperanza. Me gusta la narración y las imágenes auténticas !!

    Gracias por compartir tan bella experiencia ........Besos

    ResponderEliminar
  39. Magnifico reportaje con mejores palabras, tenemos la muy mala costumbre de ver lo mejor en los demás y como bien tu dices no somos tan diferentes, la esencia humana esta ahí independientemente del lugar del mundo donde te encuentres...Me alegro que lo hayas disfrutado tanto!

    ResponderEliminar
  40. Bueno, tanta admiración es mutua. Desde el sur de España, y norte de África, te digo que una de mis grandes ilusiones es viajar para tu tierra. Un día alguien importante de mi familia, dedicado a la música clásica, se planteó emigrar a Argentina, pero la cosa no progresó, por eso quiero hacer el viaje, de lo que pudo ser.


    ResponderEliminar
  41. Vaya, qué precioso texto y qué bellas fotos.
    Desde Europa, me gusta tu mirada, rescatando para "los europeos" cosas que, a fuerza de tenerlas delante, no vemos ya.

    ResponderEliminar
  42. que preciosidad de palabras y de fotos... veo que te recorriste bien España y Portugal. Reconozco fotos de Madrid, Barcelona y Lisboa, ciudades preciosas para andar y andar por sus calles, es lo que más disfruto cuando viajo, perderme por allí.
    Por cierto ¿no encontraste similitudes entre Madrid y Buenos Aires?. Estuve por allí hará 6 años y cuando iba por las calles cercanas al obelisco o a la casa rosada de repente parecía que estábamos en Madrid... y no me digas que San Telmo no tiene calles empedradas para perderse también, jejejeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
  43. Me alegro mucho de que disfrutes de nuestro continente. Muchas fotos son de lugares en los que he estado muchas veces pues los tengo muy cerca, y aún así sigo disfrutando de ellos.
    Es verdad, no creo que seamos muy diferentes, todo lo contrario, pues al final todos peleamos por lo mismo, por salir adelante, por nuestra familia y amigos, por ser felices!!!
    Gracias por tus palabras, tus imágenes y tu gran creatividad!!!!

    ResponderEliminar
  44. Preciosas fotos pero sobre todo bonitas tus palabras y elogios para tu viaje, sin duda siento en tus relato lo que has disfrutado en tu viaje... lo has disfrutado todo... todo.. todo!!!
    Te felicito!
    Lola

    ResponderEliminar
  45. Hermosas fotografias y sentidas palabras. De todos modos, en lo que no estoy tan de acuerdo es en la frase final; "El mundo es como un libro y el que no viaja lee solo una página" Al final, vivir no es moverse mucho, ir y venir, conocer lugares y personas. Vivir es encontrar la plenitud y ésta puede hallarse en cualquier rincón, en un amigo o en el paisaje que ves cada dia por la ventana.
    Yo siempre digo; "Me gusta salir de casa para volver a ella"
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Soy toda oidos...