Welcome to our website !

De paseo por Buenos Aires

By martes, noviembre 05, 2013

Papá amó siempre a la Argentina
y aunque renegaba mucho de los porteños,
amaba también a Buenos Aires.






Amaba el fútbol,
el tango,
Gardel,
Troilo,
Tarragó Ross,
el locro
y la caña Legui con el café.

Mirta Legrand era "su" novia
y una tarde de Domingo en una isla del Tigre
superaba  en su mente a cualquier "all inclusive"
aunque no supiera lo que un "all inclusive" era.










Si papá viviera hoy
protestaría sobre los Starbucks que con su café servido
de a litros y en vasos de papel,
intentan reemplazar
la cultura del café de verdad
y diría que el combo de Mc Donalds
no podrá superar nunca un buen sandwich de milanesa
o jamón crudo,
o la pizza de la calle Corrientes de a pié y con fainá.


Y sin quererlo,
(o tal vez sabiendo exactamente lo que hacía)
me inculcó su amor por la ciudad y su historia.









Aprendí sobre la caída de Perón en cada visita
a la Plaza De Mayo mientras alimentábamos a las palomas.
Aprendí sobre Quinquela Martín cuando nos llevaba
al dentista en La boca o nos comíamos una paella
enfrente al Riachuelo
y a hacer los crucigramas de Clarín
antes de pasar la tarde patinando en las bajadas del Parque Lezama.

Me contó mil veces que los ladrillos y cerámicas
del "Palacio de Aguas" de Av. Córdoba
fueron hechos en Europa y numerados para indicar su ubicación exacta
una vez que llegaran a Buenos Aires.
lo decía con tanto orgullo... como si los hubiera numerado él!















Escuché cientos de historias sobre "Radio El Mundo",
vi docenas de películas los sábado a la mañana
en el Cine Real
y todavía me acuerdo de los sandwiches de "La Escalerita"
en la calle Lavalle...















No entendí cuando Papá quiso irse de USA,
lo peleé y lo critiqué por eso,
solo para 10 años más tarde hacer yo lo mismo.

















Y hoy, me veo nuevamente reflejada en él
cuando camino las mismas calles de la ciudad que alguna vez caminé con él
y  les repito a mi marido y a mis hijos,
las mismas historias que él alguna vez me contó.















Y aunque muchas cosas las he visto mil veces,
tienen el poder de enamorarme como si fuera la primera.
La posibilidad de descubrir algo nuevo,
de ver las cosas por primera vez
se nos presenta a diario en Buenos Aires,
incluso, a la vuelta de la esquina, en el Paseo Bollini
donde saqué éstas fotos.









Buenos Aires nos regala el placer de los adoquines,
de los faroles,
de puertas que resisten el paso de los años
o que irrumpen la tradición con diseños y colores nuevos...








...pero sin olvidarse de su entorno...















A veces salimos a caminar los cuatro,
a veces solo Edu y yo
pero siempre lo siento a Papá muy presente,
listo para que paremos en cualquier bodegón
a saborear la ciudad...

y por fin  puedo decir que entiendo por qué volvió.







Gracias Lorena por darme una excusa para fotografiar
y mostrar un poquito de mi ciudad...
el texto, por supuesto fué un agregado que no supe contener.

Para poder disfrutar muchas puertas hermosas solo hay que 
visitar a Lorena en su blog:






You Might Also Like

58 comentarios

  1. Adoré las imágenes. Pero si te digo la verdad, el texto supera toda mi resistencia emocional en este recién estrenado miércoles. Todavía no puedo acordarme de mi padre de esa forma. Ojalá pueda. Besos

    ResponderEliminar
  2. que lindo post marce!!!!! super emotivo.... pienso siempre mucho en esto... en lo que uno lo ve como cotidiano y luego se torna en algo inolvidable..... y las imagenes, divinas!!!!! hay lugares divinos en nuestra ciudad... en nuestro pais!
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado hacer el recorrido leyendo la historia, emociona. Las puertas y las fotos preciosas.

    ResponderEliminar
  4. Guauaua... Cuanta emocion... Casi que me cuesta encontrar las palabras... Gracias x compartir parte de tu historia y gracias x llevarme a recorrer la ciudad. Mi Buenos Aires querido, cuando yo te vuelva a ver, ya no habra penas ni olvidos...

    ResponderEliminar
  5. Emotivo texto para tanta bella ilustración, en la riqueza de tus recuerdos, dejaste el alma en las calles del Buenos Aires querido de tu papá, que ahora entiendes como tuyo.
    En casa siempre y desde pequeños, adoramos a Argentina, escuchamos sus tangos, vimos sus peliculas y hasta salimos hasta la plaza de Mayo con aquellas madres dentro de nuestros corazones....Así nos enseñaron a mi hermano y a mi a amar a un pueblo que luchó con todas sus fuerzas para recuperar su orgullo y dignidad. Ojalá pueda un día pisar también sus calles y admirar esos barrios, esas puertas, saborear unos cuántos mates y bailar el tango en la calle......
    Un post precioso, Marcela.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  6. Me haces amar a bs. as. algo q no conozco y q esta a 200 km. de mi

    ResponderEliminar
  7. Una entrada muy bonita y emotiva. Me gustó el recorrido por tu ciudad y, sobre todo, me gusto el relato. Besos.

    ResponderEliminar
  8. que maravilloso recorrido hemos vivido contigo , se ve una ciudad con mucho encanto llena del sabor al pasado , aunque nunca viaje a la argentina tuve una tia viviendo 40 años en buenos aires y debido ha eso en mi casa siempre estuvo muy presente a traves de fotos e historias . besos.

    ResponderEliminar
  9. Que genial post Marcela!
    Preciosas tus palabras y preciosas las puertas!
    Me ha encantado conocer de tu mano un poquito mas el lugar donde vives!
    Besos!
    Nika

    ResponderEliminar
  10. Nos ha gustado tu repertorio de puertas y el texto no ha emocionado.

    Saludos de las dos

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito todo lo que escribes, Marcela! Se nota un cariño inmenso hacia tu padre y tu tierra.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me han encantado las puertas, y con lo que has escrito de da ese toque romántico tan perfecto.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. Marcela, agradecidisima de que hayas participado en este desafío con tus IMPRESIONANTES fotografías!! Me he quedado sin palabras, que belleza!! que encanto!! y que bonito has descrito tu amor por ese lugar, a través de lo que tu padfre te inculcó... tengo que darle la razón en cuanto al café y las comidas de esos lugares de servicio rápido, nada como el sabor de lo antiguo en toda la extensión de la palabra y como muestra, tu post!!

    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. ME EMOCIONE CON TUS RECUERDOS....
    Y ESAS FOTOS ...ADORO ESAS PUERTAS SON UNA MARAVILLA.
    OTROS TIEMPOS,OTRAS GENTES OTRO TODO.....
    CUANDO SE HACIAN LAS COSAS CON GUSTO Y PARA SIEMPRE.
    TU PAPA TENIA RAZON....CUANTAS COSAS SE PIERDEN PARA DAR PASO A UNA PORQUERIA.
    SI PAREZCO UNA TARADA PERO ...(SI )PERO ES UNA PENA PRDER LO BUENO.
    SALUDITOS CON NOSTALGIA........

    ResponderEliminar
  15. qué post tan bonito Marcela, lleno de bonitos recuerdos, es curioso cómo un día no entendemos a nuetros padres y más tarde obramos tal cuál eran ellos no? tus puertas son divinas todas me ha encantado la fachada roja y blanca.
    besos!

    ResponderEliminar
  16. Esta entrada es una historia igualita a la mía pero el paisaje cambia a Madrid(España), cuando voy a pasear con mis hijos y mi marido y les voy contando las mismas historias que nos contaban mi madre y mi abuelo a mis hermanos y a mí por la Puerta del Sol, Calle Alcalá, Plaza Mayor, Gran Vía y etc., etc.,

    ResponderEliminar
  17. qué hermoso relato Marce! nos llevaste de paseo a cada uno de los lugares que nombraste sin conocerlos! me podría pasar horas leyendo historias así...tan llenas de ternura, recuerdos, afectos,TODO!
    Un besote!

    ResponderEliminar
  18. el texto acompaño las lindas puertas del pasaje de la mejor manera Marce!! ya te lo dije, pero habiendolo conocido hace poco, el Pasaje Bollini me parece de las callecitas mas lindas de Buenos Aires. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Hola Marce me hiciste emocionar tanto que se me escaparon unas lágrimas con el recuerdo de tú papá.Yo que perdí a mi madre hace dos años atesoro sus recuerdos y enseñanzas como vos lo haces.
    Hermosas fotos de la ciudad, parece tan calma no? besos nos estamos viendo

    ResponderEliminar
  20. Que lindo post Marce! Querer nuestro país es noble (salvo lo de Mirta) muy tierno todo jajajaj!!
    Hermosas fotos!! UN beso!!

    ResponderEliminar
  21. Preciosas puertas acompañadas de una historia encantadora. Las raices siempre nos llaman, y esas puertas forman parte de las tuyas.
    Besos Marcela

    ResponderEliminar
  22. Marce, las puertas hermosas pero el relato....cuánta emoción y qué lindo lo que decís y cómo lo decís!
    Un placer en todo sentido, realmente.
    Besos!

    ResponderEliminar
  23. A mi me encanta leer tus historias y me meto en ellas como si de una película se tratase, porque me encanta el cariño que desprendes y lo que nos cuentas que son cosas preciosas. Además tienes la facilidad de tenernos intrigadas hasta el final de la historia y es como si estuviéramos leyendo un libro, que hasta que no lo terminas no te quedas tranquila de saber el final.
    Y a parte de esto me ha encantado tus fotos de puertas, algunas tan coloridas y resaltan tanto que las hace únicas, incluso las fachadas. Es un paseo muy ameno por tu tierra mirando las calles y centrándonos en los portales tan característicos. Me gusta comparar las fotos de tu país y las de aquí.
    Un placer pasar a visitarte, como siempre.
    Besitos Marcela

    ResponderEliminar
  24. Siempre nos atrapas con esas historias Marce, me ha encantado leerla, y esas puertas son absolutamente increibles
    Bsos

    ResponderEliminar
  25. Como siempre MARAVILLOSO todo, las fotos y tu relato!!!!!!! Bsss Cris

    ResponderEliminar
  26. Marcela te pasaste! Fotos extraordinarias! Tu historia con tu papá entrañable, Te cuento que he tenido la suerte de conocer Buenos Aires, Bella ciudad, Mil felicitaciones por un post maravilloso, besos

    ResponderEliminar
  27. Que linda entrada!, por todo lo que dijiste y más, amo mi ciudad, amo mi Buenos Aires, y amo estar en ella todo los días!

    ResponderEliminar
  28. AY Marce, me haces llorar! Es increible como tantas cosas nos pasan los viejos sin darnos cuenta...yo cada vez soy mas consciente de eso!
    Te mando un beso y hermosas las fotos!

    ResponderEliminar
  29. Marcela, tu post me trae nostalgias de mi papa que era tambien un enamorado de Buenos Aires y de toda Argentina, y el era espaniol y nunca volvio a su patria. Decia que su lugar era aqui. Cuantas tardes de sabado o Domingo me llevaba a Parque Lezama. Ademas trabajaba en La Boca, asi que ahi y Barracas las conocia como la palma de su mano. Lo que me falto conocer de tu relato es La Escalerita. Yo no recorro mucho otros barrios de Buenos Aires , pero mi barrio que es Flores tiene tambien un encanto especial. Ahora es famoso porque aqui nomas a la vuelta de mi casa nacio el PAPA, asi que se suma un gran orgullo. Rescato mucho de tu relato ese valor de lo nuestro y de saber mirarlo, conocerlo y amarlo. Ahora con los viajes de tantos conocidos y amigos al exterior y principalmente a USA, y comentarios llenos de admiracion por lo que brindan otros paises, siempre pienso, estare equivocada por querer tanto a mi pais a pesar de errores de cosas malas?GRACIAS por tu post me ayuda a tener la certeza de porque a BUENOS AIRES " la quiero tanto"

    ResponderEliminar
  30. que linda entrada! digo entrada y vos ponés fotos! hermosas! Estoy out.. todos los blog publican puertas y yo corona! bsos!

    ResponderEliminar
  31. Que belleza de imágenes¡¡¡¡ y que paseo virtual me he dado gracias a Tí, y al desafío de Lorena¡¡¡¡¡ Bss.

    ResponderEliminar
  32. Tus puertas me encantaron, pero tu relato me hizo emocionar, porque me recordó a mi viejo y todas sus historias, principalmente la de las ceráminas numeradas, que ya no me acordaba de eso pero estaba escondido en algún lugar de mi cabeza y regresó. Gracias Marce porque con tus historias puedo meterme y navegar en recuerdos que ya ni sabía que vivian en mi. Te mando un beso grande,
    Roxana

    ResponderEliminar
  33. Ah y me olvidaba de decirte y perdona por tanta chachara, esa foto con el famoso Fifito y blanco me gusto tanto!!!! Si parece que esta por salir mi papa y subirse , ese fue el ultimo auto que tuvo y de ese color, porque despues de haber tenido otros y ser jubilado y no tener muchos medios economicos se compro ese auto para pasear. Besos y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  34. Como a todas, me emocionaste. Porque mientras te leía me veía a a mi con mi viejo y me hiciste reir al recordarlo en una de sus últimas travesuras yendo los miércoles bien temprano, apretado en el colectivo a desayunar al Mc Donalds de Av. 9 de Julio, al primer piso a mirar el movimiento de la ciudad y después ir a caminar por el centro; con esas pequeñas cosas era feliz.
    Beso!

    ResponderEliminar
  35. Gracias por tanta belleza y emocion. Se me pianto un lagrimon! Besos

    ResponderEliminar
  36. Gracias por tanta belleza y emocion. Se me pianto un lagrimon! Besos

    ResponderEliminar
  37. Gracias por tanta belleza y emocion. Se me pianto un lagrimon! Besos

    ResponderEliminar
  38. Gracias por tanta belleza y emocion. Se me pianto un lagrimon! Besos

    ResponderEliminar
  39. Marce, las bellas fotos son tan bien acompañadas por tus recuerdos... y coincido en algunas cosas que tu padre pensaba. Y recuerdo al mío cuando mencionás el crucigrama de Clarín. Esa era una de las cosas que hacíamos todos los domingos a la mañana...
    Gracias! :)

    ResponderEliminar
  40. ¡Jolín Marcela! ¡Me han entrado unas ganas terribles de ir a Buenos Aires! ¡que bonito! está claro que la tierra tira y mucho ¿eh? bonitas fotos y bonitos recuerdos... :-)

    ResponderEliminar
  41. Qué bonito lo que cuentas Marcela! Y qué ganas de conocer esa belleza de ciudad.
    Precioso post lleno de recuerdos.
    Bss
    Sara

    ResponderEliminar
  42. Uff me hiciste emocionar hasta las lágrimas
    Hoy es mi cumpleaños y que lejos estoy de Bs. As..
    Gracias x este regalo,
    Beso grande
    Mica

    ResponderEliminar
  43. Buenos aires, tiene magia. Seguramente igual que tu papá. Y mirá que le hacen de todo a esta ciudad!, pero ella siempre renace. Y cada vez más linda y con más fuerza. gracias.

    ResponderEliminar
  44. Que manera de llevarnos de paseo a tu tierra, tus palabras hablan de la gran admiración y amor a tu padre y las imágenes de lo mucho que quieres Buenos Aires, qué hermosa manera de expresarlo y tan original de presentarte en el desafío.
    Saludos,
    Ruth

    ResponderEliminar
  45. Qué maravillosa entrada. Gracias por compartir tan bellas imágenes y recuerdos.

    ResponderEliminar
  46. Qué lindas fotos y qué lindos recuerdos!!! Me encanta Buenos Aires, siempre que voy, me siento como en casa. Saludos, Elena.

    ResponderEliminar
  47. que lindo paseo virtual me hiciste dar!! y como siempre...que lindo lo que escribis y lo que transmitis con tus palabras!
    beso

    ResponderEliminar
  48. Marce, post fantástico. De las imágenes de Puertas, espectaculares, todas distintas y a la vez, cada una de ellas, inspiradoras. Y todo lo que vas contando mientras, mm como definirlo... sencillamente genial, y con todas las letras... Llega al corazón, a los recuerdos, a todo eso que nos encanta de BsAs. Gracias por compartir! Besos y buenísima semana!
    Victoria

    ResponderEliminar
  49. divino, me encanto! mi papa es así, pero en especial locura por Barracas y la Boca. Cada vez que vamos por San Telmo, es un viaje especial, siempre metiendonos en lugares extraños y llenos de magia! Besos Marcela

    ResponderEliminar
  50. Marce,¿Podés creer que no conocía más que de nombre el pasaje Bollini? Tengo que ir!!!
    Pero tu relato también me llevó por otros lugares, mi viejo y el tuyo tenían bastante en común, aunque el mio nunca dejó su país, tenía esos cuentos que repetía hasta el cansancio, y que hoy me encuentro repitiendo. Un placer leerte,besos, Glo
    ,

    ResponderEliminar
  51. No podrías haberlo descripto mejor, así es nuestra Buenos Aires, una mezcla de nostalgia, anhelo, magia..me emocioné..

    ResponderEliminar

  52. Marceal! Maravilloso tu relato lleno de recuerdos sensibles en tu presente......"el corazón tiene razones que la razón no entiende".....Un abrazo grande, Gloria.

    ResponderEliminar
  53. Precioso post!!! Por motivos de salud en enero anduve caminando Buenos Aires con mi viejo, es una ciudad magnífica, pero con un ritmo que no es el nuestro. Besos!!

    ResponderEliminar
  54. Me hiciste llorar, Marce... Mucha nostalgia me dió tu relato y me acordé de mi papá que tambien amaba esta ciudad y contar historias y llevarme a patinar al Parque Lezama, y a tomar chocolate, y a visitar museos o ir a algún "cineclub" a ver pelis de Chaplin y reirnos como locos, en fin... me hiciste acordar a cuando era chiquita.
    Un beso lacrimógeno, es hermoso lo que escribiste.
    Nat.

    ResponderEliminar
  55. Yo como Tequieroparami, he llorado con tu entrada recordando a mi padre, y al sentir la nostalgia de una ciudad en la que nunca he estado (suena raro), pero es que he oído tanto sobre ella a mi desaparecida Susana, que es que si hubiera estado en ella. Espero poder visitarla alguna vez.
    Besos

    ResponderEliminar

Soy toda oidos...